Arancha Rivilla

Arancha Rivilla

Departamento de I+D+i

Parece que la innovación está de moda. Efectivamente, todo el mundo habla de innovación y cree tener ideas innovadoras… ¿Pero realmente lo son? Puede que sean ideas novedosas, sí, pero para que sean innovadoras, con eso no es suficiente.

Hay infinidad de definiciones de lo que es innovador. La más aceptada es la que hace referencia a la aplicación de esa idea novedosa en el mercado. Aunque una idea sea altamente novedosa, si no llega al mercado, no será innovación. Pero además de llegar al mercado, debe tener éxito.

Pensemos por ejemplo, en Xerox, que inventó los interfaces gráficos de usuario (Graphic User Interface) en los años 70. Sin embargo, no llegaron al gran público hasta mucho más tarde, de la mano primero de Apple y después de Microsoft. Así pues, aunque estos últimos no fueran los inventores, sí son los verdaderos innovadores.

Innovación

Pero volvamos al principio. Si bien es cierto que existen muchos tipos de innovaciones además de las de producto, como son las innovaciones de proceso, organizacionales, comerciales, etc., pensemos ahora en las más extendidas, que son las de producto. De lo que no hay duda es de que todas las innovaciones son en mayor o menor medida invenciones, y por tanto, algo nuevo, novedoso; así que veamos qué es una invención. Para ello, si queremos ser rigurosos, nada mejor que bucear en el complicado y riguroso mundo de la protección intelectual e industrial y más concretamente, el de las patentes, ya que la novedad es uno de los requisitos obligados de patentabilidad.

Así pues, en este campo el concepto de novedad está íntimamente ligado al concepto de estado de la técnica. Y ¿qué es el estado de la técnica en una cierta materia? Pues es todo lo que se ha hecho accesible al público con anterioridad. Cualquier prueba de que esa invención ya era conocida es suficiente para echar por tierra la novedad aunque no exista físicamente; es suficiente con que haya sido descrita en cualquier ámbito. Claro que la forma más evidente de estado de la técnica es un producto existente, así que muchos creen que porque su idea no está todavía en el mercado, es novedosa.

Sin embargo, la mayor parte de las ideas no llegan al mercado, por lo que antes de lanzarse a desarrollar una idea que creemos que puede convertirse en algo innovador, debemos dedicar nuestros esfuerzos en averiguar si esa idea es novedosa o no. Igual nos llevamos una sorpresa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR